Software

Huawei anuncia la llegada de HarmonyOS 3 pero sin aplicaciones de Google

Huawei ha anunciado oficialmente la tercera versión de su sistema, HarmonyOS, basado en el código fuente de Android pero sin las aplicaciones de Google.

En cierta manera, Huawei se juega su futuro en la presentación de hoy de HarmonyOS 3. A estas alturas, parece poco probable que el fabricante chino pueda salir de la ‘lista negra’ del gobierno de los Estados Unidos que le impide hacer negocios con empresas del país, incluyendo el uso de aplicaciones de Google en Android por defecto en sus móviles.

HarmonyOS nació como la solución, un sistema propio, una evolución de la capa EMUI con aplicaciones propias de Huawei como Petal Search y Petal Maps. Con el tiempo, se ha hecho evidente que HarmonyOS está aquí para quedarse, y eso ha obligado a Huawei a continuar desarrollando el sistema de manera independiente.

Huawei ha presentado los frutos de este trabajo, con la presentación de HarmonyOS 3, la nueva versión que llegará tanto a los móviles Huawei actuales como a los futuros. La prioridad de Huawei en esta ocasión ha estado en mejorar el rendimiento del sistema, para hacerlo más rápido comparado con las versiones de Android “normales” que ofrecen otros fabricantes, además de introducir novedades en la interfaz centradas en el uso de tarjetas y widgets.

Puede que motivada por un sistema cada vez más pesado y difícil de ejecutar para móviles modernos, Huawei ha decidido centrarse en mejorar el rendimiento de HarmonyOS, y eso lo notaremos incluso en dispositivos actuales, cuyo funcionamiento será mejorado enormemente con una futura actualización. En concreto, Huawei presume que el Huawei P50 Pro es un 7% más rápido al iniciar aplicaciones; además, afirma que la fluidez al deslizar se ha mejorado en un 18% respecto a la versión anterior. Todo esto debería repercutir no sólo en un sistema más fluido y que responde mejor a nuestras acciones, las propias apps también deberían mejorar; Huawei promete una mejora en la respuesta de un 14% en las “aplicaciones top”.

Otros cambios internos afectan a la conectividad con otros dispositivos del ecosistema Huawei. Móviles y tablets se pueden convertir en pantallas inteligentes conectadas a un ordenador, por ejemplo, y los periféricos se pueden pasar de un dispositivo a otro.

Pantalla inicio a tu gusto

La otra gran novedad introducida por HarmonyOS es la nueva interfaz personalizada en la pantalla de inicio. Aunque a simple vista no haya cambiado mucho respecto a HarmonyOS 2 (e incluso comparada con EMUI), en realidad los cambios se han realizado a nivel de personalización.

Tal y como adelantó la propia compañía, ahora toda la pantalla de inicio se puede modificar como queramos, con una combinación de widgets, tarjetas y carpetas inteligentes disponibles en varios tamaños. Podemos organizar las aplicaciones de manera automática, o bien crear carpetas que pueden abrirse o simplemente servir como un recuadro que las separa del resto.

Incluso podemos apilar aplicaciones una encima de otra dentro de carpetas. Los widgets también se pueden apilar, apareciendo en forma de tarjetas cuando pulsamos y mostrando la información a simple vista.

Huawei también se suma a la moda de los avatares, que hemos visto en plataformas como la de Apple y Meta. Huawei lo llama “imagen creada por nosotros mismos”, y es básicamente un personaje 3D basado en nuestras facciones que podemos personalizar y usar como foto en las aplicaciones.

Otras novedades de HarmonyOS 3 son más pequeñas, pero no por ello son malas. Por ejemplo, llama la atención la posibilidad de que podamos conectarnos con dos pares de auriculares inalámbricos al mismo tiempo, por lo que otra persona puede escuchar lo mismo que nosotros sin necesidad de compartir un auricular.

HarmonyOS 3 llegará a los próximos móviles de Huawei, además de a modelos actuales como el mencionado P50, el Nova, el Mate 40 Pro, y la MatePad Pro 12.6. En Europa, Huawei soporta HarmonyOS sólo en tablets, mientras que en móviles se ha quedado sólo en EMUI, por lo que será interesante ver si el lanzamiento de la nueva versión en China cambiará esta política.