Hardware

La RAM DDR5 tiene 9 voltajes repartidos en 3 modos

MSI ha filtrado información bastante interesante alrededor de Intel Alder Lake y en un apartado ha comentado varias cosas sobre la memoria DDR5 que tienen cierto interés.

Uno de los cambios más importantes de la memoria DDR5 está en que el regulador de voltaje o VRM de la misma ha cambiado de lugar y si bien hasta la fecha estaba en la placa base ahora estará en cada módulo de memoria en un apartado que se bautiza como PMIC (Power Management IC).

Si bien dicho PMIC ayuda a reducir el consumo global de la memoria y a mejorar su eficiencia al funcionar a más MHz con menos voltaje (el VDD estándar de la DDR5 es 1,1V por los 1,2V de la DDR4) sí provoca que los módulos se calienten más y justamente su punto más caliente es el PMIC, a medida que aumenten las frecuencias de la DDR5 eso podría cambiar pero aún no hay evidencias de ello. En la imagen térmica nos muestran un PMIC RENESAS P8911-Y0 trabajando y ahí entendemos porque es más relevante el sistema de disipación de los módulos respecto a generaciones anteriores:

Sin embargo ese voltaje es más complejo que un único valor y es que parece que la memoria DDR5 tiene distintos estados y en el fondo siempre recibe 5V por parte de la placa base siendo el PMIC quien lo ajusta a las necesidades. Según nos indican MSI y el resto de fabricantes de placas base tienen tres modos de trabajo: Security mode, Program Mode y OC Mode, además los módulos trabajan con tres voltajes distintos: VDD/VDDQ/VPP.

Entendemos que la placa arrancará en modo seguro y si todas las comprobaciones son correctas quedará funcionando en el segundo modo llamado «Program«; no detallan cuando se activará el modo OC pero es fácil suponer que realizando algún ajuste en la BIOS o con las aplicaciones de overclock para Alder Lake como XTU.

Así quedan los 3 voltajes estándar por cada modo de funcionamiento:

Finalmente MSI hace algunas estimaciones de precio y comenta que actualmente la DDR5 es un 30-50% más cara que la DDR4 con la misma densidad de memoria e incluso esa diferencia podría ser mayor por la escasez de materiales. Como en toda transición de tipo de memoria inicialmente la tasa de adopción será lenta pero constante y la llegada de las APUs Rembrandt de AMD primero y de los procesadores Ryzen basado en Zen 4 ayudarán a que se termine imponiendo como la memoria principal en montajes nuevos a finales de 2022 consiguiendo una tasa de mercado del 30%.

Aún así calculan que no se alcanzará la paridad de precio hasta mitades de 2023 y sería ese año cuando también la venta de módulos DDR5 alcanzaría el 50% del mercado. Todo ello queda muy claro en la siguiente imagen: