Hardware

Los Alder Lake-S llegarán en el primer trimestre de 2022

Las filtraciones relacionadas con los próximos procesadores de Intel, la serie Alder Lake-S, son cada vez más completas y detalladas. Esta reciente filtración nos dejó las especificaciones de los principales procesadores Alder Lake-S, y en otras informaciones también hemos conocido detalles sobre la plataforma LGA1700 y su soporte de tecnologías y estándares de última generación, como la memoria DDR5 y el estándar PCIE Gen5.

La fecha de lanzamiento de estos procesadores, y de la nueva plataforma LGA1700, con chipset serie 600, estaba marcada para finales de este año, pero una nueva hoja de ruta filtrada y procedente, en teoría, de la propia Intel, apunta a un lanzamiento para principios de 2022. No se indica un mes concreto, pero se situaría en el primer trimestre del año, lo que limita bastante la franja temporal de su posible lanzamiento.

Aunque la calidad de las imágenes filtradas no es demasiado buena (la resolución es muy baja, y reducir el tamaño en exceso no ayuda a que podamos leerla mejor), es posible ver que el lanzamiento de Alder Lake, en todas sus versiones, incluyendo desde la variante S para escritorio como las versiones para portátiles y las soluciones vPro, no llegarán hasta el primer trimestre de 2022.

Los procesadores Intel Alder Lake-S aparecen listados con un conteo máximo de 16 núcleos, 8 núcleos de alto rendimiento y 8 núcleos de alta eficiencia, pero tendrán 24 hilos gracias a la tecnología HT, limitada a los núcleos de alto rendimiento. Los modelos para portátiles, que se identifican con la letra P, tendrán, en teoría, una configuración máxima de 14 núcleos, divididos probablemente en 6 núcleos de alto rendimiento y 8 núcleos de alta eficiencia.

Aunque todavía falta para el lanzamiento de los procesadores Alder Lake, algunas muestras de ingeniería ya han empezado a ser subastadas en Internet, y los precios que se están viendo son totalmente ridículos. Por ejemplo, el Intel Core i9-12900K tiene un precio de 1.250 dólares, mientras que las placas base B660 cuestan unos 1.150 dólares. De momento, solo se han visto en China, y al ser muestras tempranas de ingeniería representan una inversión de riesgo.