Hardware

Intel Alder Lake-S llegará en Octubre de este año

Microsoft prepara una sorpresa muy grande, una actualización masiva de Windows 10 que algunos ya están empezando a considerar como el salto a Windows 11. Microsoft dijo que iba a adoptar el modelo de servicio con Windows 10, así que es poco probable que realice un cambio de nombre de forma oficial, pero no deja de ser curioso que toda la especulación esté girando alrededor de ese nuevo nombre.

Parece que el nuevo Windows 10, o Windows 11, como os guste más llamarlo, tendrá una vinculación importante con los nuevos procesadores Intel Alder Lake-S, una generación de CPUs que dará el salto a una estructura big.LITTLE, y que contará con dos bloques de núcleos diferenciados y especializados. El bloque de núcleos de alto rendimiento utilizará la arquitectura Golden Cove, mientras que el bloque de núcleos de alta eficiencia utilizará la arquitectura Gracemont (Atom).

Según un nuevo rumor, Intel Alder Lake-S llegará a finales de octubre de este año, y Windows 10 estará preparado para aprovechar de forma adecuada su nueva arquitectura, gracias a las actualizaciones que introducirá Microsoft.

Es un tema muy importante, porque un sistema operativo que no está debidamente preparado para aprovechar el hardware más puntero puede acabar dando serios problemas de rendimiento. Con Ryzen ya sucedió algo similar, puesto que el programador de tareas de Windows 10 no era capaz de distribuir de forma eficiente el trabajo entre sus núcleos debido al diseño MCM que utilizó AMD.

Se espera que Intel Alder Lake-S cuente con gráficas integradas Intel Xe, que sea compatible con la memoria DDR5 hasta 4.800 MHz y que venga con soporte del estándar PCIE Gen5. Esta generación competirá con Zen 3+, si se cumplen los últimos rumores, aunque no hay nada seguro, porque algunas fuentes han empezado a dar por hecho que AMD lanzará directamente Zen 4.