Hardware

Gigabyte lanza AORUS Gen4 7000s su SSD M.2 tope de gama

GIGABYTE presenta todo su arsenal en el CES 2021, y una de sus armas más potentes es este AORUS Gen4 7000s, un SSD M.2 que quiere el trono gaming.

El CES 2021 nos ha traído dos SSDs PCIe 4.0 muy potentes: el MSI SSD y este GIGABYTE AORUS Gen4 7000s. El protagonista de este artículo es el Gen4 7000s, y el fabricante lo anuncia como el SSD PCIe 4.0 NVMe más rápido del momento. Trae un disipador térmico que busca oxigenar las memorias 3D-TLC NAND que lleva.

GIGABYTE AORUS Gen4 7000s, con variantes en 1 y 2 TB

La marca taiwanesa lo ha dejado claro: solo habrá versiones en 1 TB y 2 TB M.2 2280, e irán enfocadas al uso más entusiasta. Estos magníficos SSD M.2 vienen con con memoria flash 3D-TLC NAND avanzada, la cual aumenta hasta un 55% el rendimiento de la generación anterior.

Este SSD equipan el controlador Phison E18, que es de 8 canales y es acompañado con un diseño de caché SLC. Esto se traduce en mejoras de multitarea a través de IA, como una potencia brutal para creadores de contenido, jugadores; entusiastas en general.

Resumimos todas las labores de GIGABYTE por garantizar una buena refrigeración:

  • Disipador de aluminio. GIGABYTE se dirige a todos los públicos ofreciendo un disipador opcional que evita el thermal throttling sin partes activas.
  • Thermal Pad de doble cara con revestimiento de nanocarbono.
  • SSD Tool Box, un programa para monitorizar las temperaturas del SSD.

Acostumbrados a velocidades de transferencia alrededor de los 3.500-4.000 MB/s, la próxima generación de SSDs viene con hasta el doble de velocidad. Concretamente, GIGABYTE nos ha mostrado una captura de pruebas en CrystalDiskMark, las cuales ilustran 7016.01 MB/s en lectura y 6881.98 MB/s en escritura.

El disipador merece mención aparte, ya que no es precisamente pequeño. Se trata de un bloque de aluminio de doble cara que está recubierto de nanocarbono. Incorpora aletas térmicas alrededor de todo el disipador con el objetivo de aumentar el área de superficie de disipación.

Respecto a su durabilidad, el fabricante asegura un MTBF de 1.6 millones de horas y una garantía de 5 años o 1400 TBW.